Serif vs sans serif: Diferencias y Semejanzas

Son muchas las ocasiones en las que en Silo Creativo hablamos de las combinaciones tipográficas y de la mejor elección de estas. Suele salir a colación las diferencias entre “Serif” y “Sans Serif y aunque son muchas las ocasiones en las que hemos hablado de las diferencias y similitudes entre ambas, creemos que ha llegado el momento de entrar en profundidad. ¿Os animáis?

Tipografías tipo Serif

Si algo sabemos de este tipo de tipografías, es que son las “modernas más antiguas”, se han utilizado desde la antigüedad y el inicio de las impresiones y son las características de la prensa escrita y la literaria. Las serifas nos ayudan a no perder el hilo del texto y marcar en cierta medida la línea a seguir.

A modo de recordatorio diremos que la “serifa” son las volutas o adornos decorativos que aparecen en cada una de las letras de este tipo. Dentro del grupo son distintas entre sí, ya poseen diferentes estilos que las hace diferenciarse entre ellas. Normalmente se caracterizan por ser unas tipografías con elegancia y estilo.

También me gusta comentar mi opinión sobre que Microsoft le hizo “un poco de daño” a la Times New Roman al incluirla como predefinida en el Word. Durante mucho tiempo fue la tipografía más usada lo que trajo consigo un periodo de barbecho en el que se le tomo “cierta manía” a este tipo de tipografías. Por suerte, esto ya lo hemos dejado atrás! 😉

comparacion-tipografias-serif

Tipografías tipo Sans Serif

Se considera el tipo más moderno. En la actualidad en la que nos desprendemos de lo accesorio y solemos quedarnos solo con lo funcional (como ocurre en el flat design), es fácil pensar que es una tipografía mas actual, cuyos bordes son simples.

Un tipo minimalista que puede parecer que da lugar a una lectura más clara y legible, pero que no tiene por qué ser así. Se suele pensar que tiene un aire más juvenil.

diferencias-tipograficas-sans-serif

Mitos, leyendas y realidad: ¿existe la verdad absoluta?

A la hora de llevar a cabo nuestra elección tipográfica, hay diversos factores que debemos y podemos tener en cuenta para ello, pero hay algo de lo que debemos partir: no existe la verdad absoluta. Esto que en cierta medida nos puede tranquilizar, también es la encargada de que haya un amplio abanico de posibilidades a la hora de decantarnos por uno u otro tipo.

Sans Serif digital/Serif impreso

Es cierto que las tipografías Serif son aun hoy en día las más usadas en los formatos que van a ser impresos, pero poco a poco se van introduciendo las tipografías Sans Serif que cumplen la máxima que todo texto que ha de ser leído debe cumplir: la legibilidad.

De la misma manera, aunque las Sans Serif han sido usadas para aquellos formatos cuyo formato se leerá a través de una pantallas, la flexibilidad ha aumentado. Antes la calidad de las pantallas era mucho peor y puede que las volutas complicaran la buena lectura de las mismas, pero en la actualidad ya se ha superado esa brecha.

tipografias-impresion-digital

Las tipografías Serif se leen perfectamente en dispositivos electrónicos y nosotros, por ejemplo, las hemos usado en algunos de nuestros temas para WordPress como Janice, Silvio o Christopher. La libertad creativa es mayor y por lo tanto y como decíamos en el apartado anterior, primando la legibilidad podemos optar por un mayor abanico de posibilidades.

En resumen, los límites los marcas tu. Solo has de tener en cuenta que la tipografía cumpla su función, y si es así, a jugar!

Las tipografías Sans Serif son mas informales.

Puede ser que esto venga ocasionado por la antigüedad de las Serif. Al haber sido usada para un tipo de documentos que se pudieron considerar “más serios” en la época, se ha podido transmitir la sensación que las “sans serif” han quedado relegadas a documentos de carácter informal, sin embargo no es así.

Esta queda lejos de la realidad, las tipografías Sans Serif suelen tener un carácter flexible que las hace perfectas para combinar con otras tipografías. Si te parece que la tipo que has elegido es un tanto informal, combínala con otra que le dé algo de calidez o elegancia.

Por norma general combinan muy bien con las serif, y estas combinaciones son en muchos casos perfectas para aplicar el carácter que estamos buscando.

Las Sans Serif llaman más la atención

Esto es algo sin fundamento. No nos llama la atención una sola tipografía sino la conjunción de todo lo que le acompaña. Puede gustarnos más aisladamente una tipografía que otra, “sobre gustos no hay nada escrito” pero, un tipo no es mejor que otro en general, aunque si lo puede ser en una determinada ocasión. Lo que decimos desde el comienzo, si buscamos legibilidad y no la conseguimos, ten claro que da igual el tipo que estés usando, tu lector se ira.

También es muy importante la combinación de color con el fondo y entre todos los que aparezcan. Si estas combinaciones no dejan leer con calidad el texto da exactamente igual el tipo que usemos.

combinacion-fondo-color-tipoghrafia

Ninguno de los dos tipos está por encima del otro, como decimos, no existe la verdad absoluta, solo hay que escoger en cada caso el que mejor se adapte a las necesidades.

Las tipografías Serif no funcionan en tamaños pequeños

Esto va muy unido a lo anterior. Existe una creencia acerca de que las tipografías serif en tamaños muy pequeños pueden tener problemas a la hora de leerse debido a que las volutas pueden “emborronar” las palabras o hacer que se entiendan mejor la diferencias entre espacios.

combinacion-tamanos-textos

Sin embargo ese no es el único que factor a tener en cuenta en la legibilidad por el tamaño de los caracteres sino que debemos observar otros factores como son el grosor del trazo, la proporción entre anchura y altura…. De cualquier manera desde Silo creativo siempre defendemos la legibilidad y aconsejamos un tamaño igual o superior a 16 pixeles.

Conclusión

Seguro que si habéis leído el texto con atención, esto no os pilla por sorpresa: no hay una mejor que la otra. De hecho en la mayoría de los casos una buena combinación entre ambas es el mejor resultado.

Dependiendo de proyecto ante el que nos encontremos, tendremos que decidir cuál es la que mejor encaja, pero mi consejo, es que (como casi todo en la vida) no partamos de perjuicios. A menos de que hay un factor clave que determine el uso de una u otra, decidamos de forma objetiva y no dejándonos llevar por una “leyenda”.

Comentarios (4)

  1. Este blog es siempre muy interesante. Muchas gracias por el aporte, siempre había visto casi como un dogma el uso de sin serifa para formato digital y las serifas para impresos, gracias al escrito me doy cuenta del error de esa postura. ¿Cualés criterios utilizas para determinar que combinación es más coveniente para determinado proyecto?.

    1. Hola Carlos,

      Muchas gracias por comentar! Me suelo basar en este decálogo (aunque como ves el punto 9 se ha quedado desactualizado). sobre todo en el contrate entre ellas, que se complemente entre si y que una complemente las posibles carencias de la otra. Por otra parte, como comentaba en el artículo depende mucho también, el proyecto ante el que nos encontremos, pues las libertades creativas suelen cambiar.

      Un saludo!

  2. Muy interesante. ¿Sabeis si existe algun catalogo de tipografias para filtrar por “grosor del trazo, la proporción entre anchura y altura…”?

    Por otro lado, ¿existe alguna metrica para cuantificar la legibilidad de una tipografia?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *